Los cinco secretos de un bronceado dorado

Tips para Blog

Los cinco secretos de un bronceado dorado

Bronceador e hidratante de labios con protección solar alta, un par de gafas trendy y una buena novela policíaca son los aliados para este verano.

 

Además de los lindos resultados evidentes en las tonalidades de la piel, el ejercicio del bronceado puede resultar una experiencia increíblemente relajante, en donde puedes estar a solas con tus pensamientos, leer un buen libro o revista, disfrutar del clima, buena música y del mismo sol. Los siguientes son mis secretos más efectivos para lograr un bronceado natural, rápido y lindo, sin quemaduras ni enrojecimientos.

1. No utilices únicamente bronceador si tienes una piel muy blanca:

La mayoría de bronceadores sólo cuentan con una protección de 4 o 5 SPF lo cual es muy bajo y sin duda nuestra piel procederá a quemarse si no está acostumbrada a la exposición directa al sol. Por lo que es recomendable que consigas un bronceador que a su vez haga las veces de bloqueador (al menos 15 SPF) o sino los primeros días de bronceado únicamente aplica bloqueador y cuando sientas que tu piel ya está acostumbrada, aplica el bronceador.

2. Evita estar todo el tiempo en la asoleadora:

El agua es un factor fundamental para evitar el enrojecimiento de la piel y a la vez las quemaduras, procura darte algunos chapuzones en la piscina entre cada sesión de bronceado para refrescar la piel constantemente. Es más, si puedes acostarte en un inflable encima del agua, muchísimo mejor, pues el reflejo de los rayos solares que produce esta misma te ayudarán a conseguir un color hermoso con más eficacia y rapidez.

3. Utiliza aceite de coco (mi secreto):

Existen muchas recetas naturales que nos pueden ayudar a tener un buen color a la hora de broncearse, yo por mi parte, le soy fiel al aceite de coco porque además de tener un olor que te transporta directamente a Fiji o a cualquier isla tropical exótica, te ayuda a tomar un color canela precioso, por supuesto siempre aplicándolo encima del bloqueador de alta protección solar, ya que de lo contrario la reacción sería totalmente opuesta (y desastrosa).

4. Protege tu rostro:

El rostro es la zona del cuerpo en donde la piel se torna más sensible, por eso es preciso protegerla debidamente. No es necesario que utilices bronceador en tu cara, es preferible que uses el protector solar que acostumbras para todos los días (de alta protección: 50 – 70 SPF) y a su vez utilices algo que le haga sombra mientras te estés bronceando, puede ser una pava, un sombrero o simplemente pones una toalla sobre tu rostro para evitar el contacto directo con los rayos solares. Descuida, puedes estar seguro de que no habrá un desbalance extraño entre las tonalidades de tu cuerpo y las de tu cara, ya que el rostro se broncea con muchísima más facilidad que el resto del cuerpo.

5. ¡Sé constante!

Para los que tenemos una pigmentación muy clara en la piel se nos es un poco más difícil tomar un buen color, pero no desesperes, no te rindas si en los dos primeros días de bronceado no ves resultados, trata de ir varios días seguidos y ten por seguro que, si sigues estos tips, al tercer día empezarás a notar cambios positivos en el color de tu piel. Aprende a disfrutar del bronceado y de aprovechar al máximo los beneficios vitamínicos que nos ofrece la luz solar.

*Los resultados pueden variar dependiendo de la persona.

Publicidad ▾

Tips recomendados

Belleza Nutrición Deporte Blog